Buscar

¿Costoso o caro?

Actualizado: 12 nov 2019


Si compras una hamburguesa cuya carne es de pésima calidad y reseca, el jitomate medio pasado, la cebolla poco crujiente, los chiles descoloridos, la mayonesa y la mostaza, poquitas y la catsup descolorida y escasa; el pan seco. Por más barata que parezca, ¡será carísima! En cambio, si tu hamburguesa tiene una carne jugosa y bien sazonada, el jitomate es fresco y de buen sabor y color, la cebolla crujiente, los aderezos deliciosos, el chile fresco, la catsup de color brillante y de excelente sabor, el pan recién horneado; por elevado que resulte su precio, lo pagarías: ¡será costosa!

Lo caro duele pagarlo, independientemente de su precio -alto o bajo... ¡ojo! y si es malo, resulta ¡carísimo!; lo costoso, en cambio, es aquello que se paga por su calidad, por su significado a pesar de su valor económico.


Caro es algo de mala calidad que en poco tiempo se echa a perder. Costoso es reconocer el valor y saber que pasado el tiempo permanecerá.


En el mundo del arte y la artesanía el tema del costo ¡es enorme! tanto que hay quienes se atreven a menospreciar el esfuerzo de quienes trabajan con su mente, su corazón, sus manos. Se atreven a pensar y decir:

  • ¡Qué caro!

  • ¿Por qué lo das tan caro?

  • ¿Pero por qué tanto? Ni que valiera eso.

  • ¿Neta? Mi sobrinito lo haría mejor.

  • Ya te compré tres, dame una rebajita para seguirte comprando.

  • Dan esos precios porque les encanta que les regateen.

  • Si te esperas, estarán tan desesperados que te lo van a malbaratar.

  • ¿Por qué tan caro?

  • Hasta yo puedo hacerlo.

Hay tantos sueños y esperanzas, valores y miedos, imaginación, procesos creativos, amor, compromisos, dedicación, capacidades, que es importante valorar el trabajo de quien conecta mente, corazón y manos: artistas y artesanos.


Personalmente si algo me emociona y conmueve es la labor de las personas que se dedican a crear desde escribir hasta construir. Me conmueve pensar en el mundo de las ideas, sus ideas; me maravilla todo lo que se construye en la mente y que es trasladado al espacio de la expresión, cualquiera que este sea. Es conmovedor observar en lo que se puede convertir un sonido, una línea, un color, un objeto, ¡tantas cosas! y, no, no cualquiera puede hacerlo.

Te invito a valorar, a respetar, a reconocer el trabajo artístico-artesanal, a apoyar con palabras de aliento, a acompañar, a recomendar, a adquirir piezas sin regatear, a sentir orgullo por poseer un objeto creado por personas enamoradas y comprometidas con su oficio creativo, son las que nos llenan de vida y de color.


32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo