Buscar

Mundo ITARTI: Alma y corazón de artesana


Elegir un oficio es un mundo que se abre a la vida sin apenas poder imaginar las posibilidades que se van presentando y poder crecer más allá de lo que una pudiera imaginar.

¿Miedos? Infinitos, por cada temor, respondo con fuerza, con energía. ¿De dónde sale? Del amor, de mi familia, de creer y de creérmela.

Este proceso de reinvención ha tomado mucho tiempo y aunque no ha sido sencillo, no lo es, el aprendizaje es enorme, constante, de cada día.

De pronto mi mente, mi corazón y mi mente se conectan. Cada vez que hago una línea, trazo un dibujo; cuando siento la superficie de la madera, del papel, de la tela; cuando siento el aroma y la textura de las pinturas, mi espíritu vuela en libertad e interpreta sobre la superficie.


Creo que conforme creo en mi capacidad y me asumo desde mi corazón y mi mente como artesana profundamente mexicana y convencida de la importancia de costumbres y tradiciones que nos dan sentido, me expreso con más intensidad, con más pasión, con más respeto. Aprender a respetar mi trabajo, mis ideas, mis dibujos me ayudan a transmitir todo esto que guardo en mi ser y ¡compartirlo!


Estas semanas dedico mi imaginación, mi creatividad, mis sueños y alegrías a crear pequeñas ofrendas para celebrar el día de los muertos. Con los años, me he apropiado de la esencia de esta conmemoración, he aprendido que quizá las y los mexicanos nos burlamos de la muerte, además de lo mucho que se escribe y dice, porque optamos por la vida, celebramos la vida, la de nuestros ancestros, nuestros iguales que han partido, recordando lo mejor de cada uno de ellos, refrescando la calidez de los buenos momentos.


Celebramos nuestra vida a través de quienes ya partieron porque somos y hacemos lo que nos enseñaron, lo que nos heredaron, lo que somos. Es agradecer la vida.

Se que es una fiesta profundamente religiosa, sus orígenes inician en el mundo prehispánico y se continúan en el proceso de sincretismo sucedido durante la conquista. Somos producto de ambas tradiciones, somos lo que somos gracias a esta mezcla de culturas. Nos guste o no, eso somos, pienso que es mejor dejar de negarnos en uno u otro sentido. Somos orgullosamente mexicanas y mexicanos. De los que no nos damos por vencidos a pesar de todo.




14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo